La ventana

Luis Carlos Peris

Hacer lo que se piensa y no pensar lo que se hará

INDUDABLEMENTE son ganas de fastidiar al ciudadano con esas limitaciones de acceso y de estancia de coches en el centro de la ciudad, en ese centro masacrado y en camino de ser convertido en un gueto. Parece que se gobierna de espaldas a lo que los ciudadanos desean en general y los habitantes del centro muy en particular. Tengo amigos que poseen plaza de garaje en el centro, pero que no pueden utilizarla porque únicamente tienen acceso con un coche determinado, con el de matrícula acreditada para ello. Si va con otro vehículo él o alguno de sus hijos, o su mujer, pues nada de nada, la plaza de garaje queda sin utilizar. O el comercial que utiliza distintos vehículos de la empresa... Demasiados flecos pendientes en una decisión que se ha convertido en un nido de conflictos, como obra de un mal jugador que no piensa en la segunda jugada, de un incompetente que hace lo que piensa sin pararse a pensar lo que va a hacer.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios