Desde el fénix

José Ramón Del Río

Hacienda

LA noticia aparecía días pasados en los periódicos, perdida en paginas interiores y redactada con brevedad. Sin embargo, es una noticia preocupante que afecta a millones de españoles. Concretamente, a más de diecinueve millones, que son los obligados a presentar anualmente su declaración de IRPF. La noticia decía que la Agencia Tributaria prevé devolver 12.650 millones de euros a los contribuyentes por aquel impuesto. Esto de devolver, en principio, suena muy bien, pero lo que se devuelve es un dinero que debió entrar en el bolsillo del contribuyente y que no entró, sino que se ingresó en Hacienda. Y esto le ha ocurrido a más de 15 millones, de aquellos 19.O sea, al 80% de los que presentaron declaración. Por tanto, este elevadísimo porcentaje de declarantes a los que se les ha cobrado de más supone que Hacienda hace las previsiones en su beneficio, lo que bien pudo ocurrir en los primeros años del impuesto y algún año, pero que, de hecho, viene ocurriendo año tras año.

El IRPF resulta así un buen negocio para Hacienda y malo para los españoles, considerados individualmente. Sólo 3,7 millones de los 19 millones obligados a declarar formulan declaración positiva; a los 15,2 millones restantes hay que devolverles un dinero que anticiparon. El final del cuento es que la Hacienda recauda 7.100 millones de los que pagan y devuelve 12.650 millones a los que se les retuvo más de lo que debían de pagar. Esto supone que dispuso gratis de 5.500 millones de euros.

Algo parecido ocurre con otro impuesto: el IVA. Cuando se emite una factura hay que incrementarla con el importe de este impuesto; normalmente el 16%. Pero aunque no te la paguen, al llegar al fin del trimestre, hay que ingresar el impuesto porque se considera que Hacienda te ha nombrado recaudador del mismo, honoris causa.

Dicen los expertos que la crisis que padecemos es más que nada financiera; que lo que falta es dinero, porque los que lo tienen que tener y prestar -los bancos- lo deben a otros bancos extranjeros. Si esto es así, esos 12.650 millones retenidos de más hubieran venido muy bien para remediar algo la crisis, porque se hubieran gastado o, incluso ahorrado. Se podrá decir que "Hacienda somos todos" y que ese dinero ha servido para las políticas sociales, y en esto hay que estar de acuerdo. Pero también ese dinero ha podido servir para el déficit de una TV pública o para la financiación de comunidades autónomas insaciables en la reclamación de fondos y que destinan parte de ellos a establecer y mantener embajadas en el extranjero. Por supuesto que hay que contribuir, esa es nuestra obligación, pero también Hacienda tiene la obligación de calcular bien y el Gobierno de no despilfarrar.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios