PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Hazmerreír de los brotes

DE Algeciras a Estambul, para que nos pinten de azul el sambenito en la Unión Europea, se escuchan las carcajadas Norte-Sur ante la confirmación de que no hay brotes verdes ni en los sex shop. Verdes y riquísimos son los espárragos de Huétor-Tajar, se los recomiendo para una dieta sana sin grasas saturadas de propaganda. España padece obesidad mórbida de autocomplacencia, tiene disparado el colesterol del autoengaño y se le han paralizado las extremidades de la reacción. Un cuadro clínico que acumula factores de riesgo para contraer todas las gripes y no soltarlas entre solsticios. La verdadera gripe española no es la de la Primera Guerra Mundial, sino la pájara que tiene este país desde que quiso saber hace dos años que su vaporosa opulencia era de prestado con dinero del mercado financiero internacional.

Llega septiembre y Damocles vuelve a casa convertido en la mayor caída de la economía española desde que inventaron las estadísticas en 1970. Somos los más osados: de superávit a un déficit del 10% en las arcas públicas. Ni en la Calle del Infierno nos montamos en descensos tan vertiginosos. Está ronco y quemado desde hace un año el clamor de un pacto de Estado. Señorías, sí o sí.

España se ha abandonado a sí misma y fía su porvenir económico al efecto derrame de Estados Unidos, Alemania y Francia a partir de 2011. El PSOE está afanado en evitar que la sentencia sobre el jueguecito del Estatuto catalán no le alcance de lleno a su línea de flotación en Barcelona y Madrid. El PP tiene correa para tapar sus vergüenzas jugando al Watergate sin pruebas. Dos hazmerreíres de Cabo Norte a Perpiñán. Por eso creo que lo más serio que ha ocurrido en las últimas horas llegó de la mano de los vecinos del Pumarejo, que proyectaron anoche en su plaza Una noche en la ópera. Para que Groucho definiera el estilo de la política española: Oiga mozo, ¿y no sería más fácil que en lugar de intentar meter mi baúl en el camarote, metiera mi camarote dentro del baúl?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios