La ciudad y los días

Carlos Colón

Historia universal del pelotilleo

LA desaparición de los desequilibrios económicos internacionales? ¿La eliminación radical del hambre y sus secuelas? ¿El descubrimiento del origen del universo? ¿La paz en Oriente Próximo? ¿La conversión en moderado del fundamentalismo islámico y el fin del terrorismo global? ¿La vacuna contra la plaga del siglo XX? ¿La curación total y definitiva de las enfermedades hoy tenidas por incurables? ¿La erradicación de la explotación infantil? ¿El desarme simultáneo mundial? ¿El fin del cambio climático y la completa regeneración ambiental del planeta? ¿El fin de la crisis y la entrada en una era de bienestar mundial? No. Según Leire Pajín, el próximo acontecimiento histórico a escala planetaria es la coincidencia entre Obama y Zapatero a ambos lados del Atlántico.

No es una broma, como muchos de ustedes saben ya, sino las palabras literales que la secretaria de Organización del PSOE pronunció ayer: "Les sugiero que estén atentos al próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta: la coincidencia en breve de dos presidencias progresistas a ambos lados del Atlántico, la presidencia de Obama en EEUU y Zapatero presidiendo la UE… Estados Unidos y Europa, dos políticas progresistas, dos liderazgos, una visión del mundo, una esperanza para muchos seres humanos".

Les deben tantos estas criaturas -Pajín, Aído, González Sinde- a quien les ha confiado tan altas responsabilidades con tan pocos méritos que todo elogio les parece poco para agradecer las gracias recibidas. Sólo la Riefenstahl filmando a Hitler en El triunfo de la voluntad, Renato Giseppe Bertetti esculpiendo el Perfil continuo del Duce, Arturo Reque Meruvia pintando a Franco como un cruzado vestido con armadura y capa blanca, Alberti y Neruda cantando a Stalin, Aznar halagando en tejano a Bush ("su determinación y su visión han sido fundamentales", decía aún hace un año), López Vázquez diciéndole a Katia Loritz aquello de "aquí Fernando Galindo, un amigo, un esclavo, un siervo" en Atraco a las tres, el padre de la familia Cebolleta de Vázquez partiéndose por la mitad -sujeto por una bisagra el tronco al cuerpo- para reverenciar al jefe de la oficina, Smithers adorando a su amado señor Burns, Camps mirando a Rajoy en un mitin u otros superhéroes de la historia universal de la infamia pelotillera, pueden superar lo de el "próximo acontecimiento histórico que se producirá en nuestro planeta" referido a la coincidencia entre los Estados Unidos de Obama y la Europa de Zapatero, para quien España -como el mundo para James Bond- nunca es suficiente. ¡Qué campaña! ¡Qué barbaridad!

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios