EL Íbex 35 se anotó ayer su segunda caída consecutiva tras ceder un 0,67% al cierre de mercado. A pesar de la revisión al alza de las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre la economía española, el selectivo retrocedió hasta los 9.318 puntos básicos.

La bolsa madrileña acumuló, así, una caída de alrededor de un 1% en las dos primeras sesiones de la semana. Ayer pesaron sobre el selectivo las caídas protagonizadas por pesos pesados como BBVA (-1,12%), Banco Santander (-1,06%), Telefónica (-0,5%) e Iberdrola (-0,86%).

Indra se dejó un 3,64% y lideró los recortes, pese a que logró colocar bonos por valor de 250 millones de euros a cinco años. IAG perdió un 1,88% y el Sabadell un 1,86%. Mapfre (-1,71%) y Viscofan (-1,56%) completaron el top five de las caídas.

En el lado de las ganancias, Bankinter abanderó las subidas, tras ganar un 3,01%, seguido de Mediaset (+2,84%) y BME (+1,98%).

En la sesión de ayer empresas como Telefónica, Santander e Indra consiguieron colocar deuda, en un síntoma de que los mercados están devolviendo su confianza a España. Lo mismo ocurrió con el Tesoro Público, que anunció una emisión sindicada de un bono a 30 años, precisamente aprovechando la tregua en los mercados. Esta operación es una iniciativa que el Tesoro no realizaba desde el mes de septiembre de 2009 y que refleja estabilidad del mercado.

No obstante, estos hechos no se tradujeron en una mejora de la prima de riesgo española, que se tensionó hasta alcanzar los 249 puntos básicos, frente a los 241 puntos que marcaba al inicio de la jornada.

El euro, por su parte, siguió reforzando su posición con respecto al dólar. La moneda única se intercambió al cierre del mercado por 1,3583 billetes verdes.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios