EL Íbex 35 cerró ayer plano, instalado en los 11.778 enteros, por lo que sigue manteniendo su mayor nivel desde junio de 2014. En el mercado de deuda, la prima de riesgo se colocó en 91,4 puntos básicos, con la rentabilidad del bono español a diez años en el 1,268%.

El selectivo comenzó la jornada con optimismo y logró superar los 11.200 enteros en la media sesión. Sin embargo, a última hora perdió fuerza y cerró plano, pese al impulso de Bankia.

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri cerró con una subida del 3,23% tras presentar este sábado un beneficio de 747 millones de euros y anunciar la vuelta al dividendo. Le acompañaron en las subidas OHL (+2%), Sacyr (+1,18%), Inditex (+1,1%) y Gas Natural (+0,67%).

Por el contrario, Indra se colocó a la cabeza de los descensos, con un recorte del 6,17% debido a que los resultados de la compañía no gustaron al mercado. "Da la sensación de que con la llegada del nuevo presidente, Fernando Abril-Martorell, los resultados de 2014 han servido para ordenar las cuentas", apuntan analistas de Bankinter.

Al margen de Indra, tampoco consiguieron aguantar el tipo ArcelorMittal, que cedió un 1,6%, Enagás (-1,4%), Grifols (-1,25%) e IAG (-1,2%).

Dentro de los blue chips no se mantuvo una línea homogénea y mientras Inditex (+1,1%), Telefónica (+0,2%) y Santander (+0,1%) cerraron en positivo, Iberdrola (-0,7%) y Repsol (-0,2%) terminaron la sesión en rojo. BBVA y Endesa cerraron planos.

El Íbex 35 ha mostrado un comportamiento similar al de las principales plazas europeas: París perdió un 0,72% y Londres un 0,14%. Fráncfort, por su parte, repuntó un leve 0,07%. En el mercado de divisas, el euro se intercambiaba a 1,1178 dólares.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios