LA Bolsa española cerró ayer con su mejor segundo registro del año al crecer un 1,14% para alzarse hasta los 8.671,8 puntos. El Íbex 35 creció 97,7 unidades y quedó así muy cerca (apenas a 50 puntos) del mejor resultado cosechado en 2013. Éste llegó a finales de enero, cuando el parqué madrileño alcanzó los 8.724 enteros.

El principal apoyo para la subida del selectivo de referencia en España fue la banca mediana, que desde que superó con nota el examen de los últimos resultados, ha acelerado su remontada bursátil. De su mano, la Bolsa pudo encaramase a niveles de los 8.650 puntos hacia mediodía, muy animada por la favorable evolución del mercado de deuda. Y ello pese a que, nada más producirse la apertura, se presentaron algunos resultados semestrales que no gustaron (caso de Nestlé) y se conocía la caída de un 1,9% de la producción industrial española en junio. Tal era el ímpetu alcista que el Íbex pudo sortear con éxito las pérdidas de Wall Street, que hicieron acto de presencia al conocerse que las peticiones semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos crecieron hasta las 333.000.

Si en España el verde brillaba a tenor de factores locales, en Europa la buena tónica venía rubricada por los datos sobre la balanza comercial china, cuyas importaciones aumentaron casi el 11%, mientras que sus exportaciones lo hacían en un 5%. Estos resultados hicieron crecer a las principales bolsas del continente. Milán avanzó un 1,38%. Fráncfort y París se quedaron con subidas del 0,7% y el 0,64% cada una. Londres creció un 0,28%.

En el Íbex 35, las subidas más importantes cayeron del lado de Banco Sabadell, un 9,7%, y Banco Popular, con una revalorización del 6,09%. Las principales pérdidas corrieron a cargo de Amadeus y Abertis, al ceder un 1,04% y un 0,39% respectivamente. La prima de riesgo bajó hasta los 283 puntos básicos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios