EL Íbex 35 cayó ayer un 1,56% al cierre de mercado, después de llegar a bajar más de un 3% a lo largo de la jornada, arrastrado fundamentalmente por la banca y la inestabilidad política que sufre Portugal. La prima de riesgo española subió hasta los 311 puntos básicos.

Santander perdió un 2,23%, BBVA un 1,14% y Telefónica un 1,57%, con lo que estos grandes valores configuraron el principal lastre del selectivo. El resto de pesos pesados también se decantó por las caídas, con Gas Natural cediendo un 3,2%, Repsol un 1,19% e Iberdrola un 0,41%.

Los desplomes protagonizados por Popular (-5,46%) y Acciona (-3,24%) dieron la puntilla al Íbex, que retrocedió a los 7.763 puntos. Estos descensos junto a los registrados en los títulos de Gas Natural, Enagas (-2,56%) y DIA (-2,54%) completaron los cinco mayores descensos de la sesión.

Entre las subidas despuntó OHL, que ganó un 2,04%, FCC (+1,94%) y Acerinox (+1,19%).

Las principales plazas de Europa se decantaron por el rojo. El Íbex fue el selectivo más influenciado por el desplome sufrido en la Bolsa de Lisboa, que se hundió un 5,31% tras las dimisiones de los ministros de Finanzas y de Exteriores. La inestabilidad política en el país vecino también lastró la evolución de París (-1,08%) y Londres (-1,17%).

"La rentabilidad de la deuda portuguesa está subiendo con fuerza provocando caídas de doble dígito en la cotización de los bancos del país, y contagiando al resto de la deuda periférica", explicaron los expertos. La prima de riesgo portuguesa se situó al cierre de mercado en 586 puntos básicos, si bien llegó a tocar los 655 puntos a lo largo de la jornada. Los analistas también apuntaron a la situación en Grecia, que podría haber recibido un ultimátum para comprometerse a aprobar nuevas reformas en el sector público.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios