La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Imposible asimilar esta vergüenza

Clarines enmudecidos, los toros de Victoriano pastando en el campo, los trajes de luces oliendo a naftalina, llora el Arenal y se le encogen los adentros a una Sevilla traicionada por gente que creía suya. Nunca creímos que esto que nos está pasando fuera a ser posible, que ni en los peores sueños podíamos imaginar una felonía como ésta. Y pasa que desde que se empezó a olisquear la faena vi en todo esto el puntillazo definitivo a una fiesta que se tambalea rumbo a las tablas. Que esta pandemia nos ha cogido en las peores manos es algo archidemostrado, pero que en este luminoso domingo de abril sigan los toros en el campo y los chispeantes en el armario nos llega demasiado hondo como para asimilarlo. Y en todo este drama, un verso suelto como Morante ha sido el único rapto de dignidad, el solista que se ha dejado oír para denunciar esta espuria desvergüenza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios