La ventana

Luis Carlos Peris

Inquietud y desconfianza cofradiera

SÓLO hay que moverse un poco por los tabernáculos adecuados y abrir los oídos para comprobar que el capilliteo hispalense está de los nervios ante la llegada del nuevo pastor. Se abren los oídos o los ojos para verificar, negro sobre blanco, un más de lo mismo que se corresponde con cualquier tiempo de cambio. Pasó igual cuando hace un cuarto de siglo llegaba a Palacio el que ahora será relevado y la verdad es que costó tiempo para una comunión entrambas facciones, Palacio y las cofradías... si es que dicha comunión ha llegado alguna vez a existir al modo que gusta el capillita. Eso de que las cofradías hayan sido ninguneadas en la multitudinaria toma de posesión del sábado tiene de los nervios al personal. Políticos por un tubo y sólo algún hermano mayor es para que un paisanaje tan suyo como los capillitas estén tentándose la ropa y desconfiando de cuanto se mueve en el nuevo orden.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios