Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Inteligencia colectiva

En Turquía se dice "las turcas" para agrupar a turcos y turcas, lo cual no hace que este país sea menos machista que España

En los años 60 hubo una corriente de intelectuales franceses que llegaron a la conclusión de que el lenguaje era fascista. Había que destruir el lenguaje tradicional para sustituirlo por un lenguaje nuevo que estuviera descontaminado de todo virus autoritario. Aquellos autores escribieron poemas y novelas, pero como no podían usar el lenguaje habitual, tuvieron que recurrir a un lenguaje ininteligible para que no contuviera ni un átomo del maldito autoritarismo lingüístico y político y sexual. De aquellos autores hoy no se acuerda nadie. En algunos cuentos de Roberto Bolaño aparecen como escritores fantasmales que desaparecieron sin dejar rastro. Eso es todo lo queda de ellos.

Y en cambio, aquel lenguaje que parecía condenado a desaparecer por caduco y autoritario sigue gozando de muy buena salud. El castellano o el francés que se hablan ahora no se diferencian en casi nada del castellano o el francés de hace cincuenta años. ¿Por qué? Porque el lenguaje es la mayor creación colectiva de la humanidad. Cualquier invento, por raro que nos parezca, se vuelve muy poca cosa ante la portentosa invención que supone el pretérito perfecto de subjuntivo, ese tiempo verbal con el que nombramos las acciones que aún no han sucedido pero que de algún modo ya damos por hechas. Y en este sentido, la invención del género no marcado (masculino), que sirve para nombrar a la vez a personas de sexo masculino y femenino -los andaluces, los españoles-, es un prodigio de capacidad de síntesis. Y lo mismo vale para el sustantivo "persona", ese femenino que sirve por igual para el sexo masculino y el femenino.

El lenguaje no es sexista. El idioma turco usa un género no marcado en femenino (allí se dice "las turcas" cuando se quiere hablar de turcos y turcas), pero eso no hace que el pueblo turco sea menos machista que el español (parece más bien todo lo contrario). Es cierto que se debe usar el lenguaje con más miramiento hacia las mujeres, haciéndolas más presentes a la hora de hablar de muchos temas, pero esa obsesión por crear redundancias inútiles -los andaluces y las andaluzas- no es más que un atentado contra la inteligencia colectiva que ha ido creando a lo largo del tiempo el lenguaje que usamos. Cambiemos las condiciones de vida de las mujeres, sí, pero no cambiemos unas palabras que no tienen culpa de nada.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios