Las claves del día Suscríbete a nuestra 'newsletter' y recíbela cada mañana de lunes a viernes

Invención del amor

Ante la búsqueda del goce inmediato, los matices éticos de aguardar el consentimiento (el sí o el no) han sido arrumbados

Lo que llamamos civilización se ha impuesto, con esfuerzo a través de milenios, domesticando la violencia que generaba el instinto sexual de la especie, con su secuela de raptos, engaños y asaltos. Como los fuertes y astutos imponían su deseo sin mesura, hubo que buscar medios para desviar unas intenciones que provocaban guerras y víctimas (recuerden el rapto de las sabinas). Buscando moderación, un hallazgo que ha funcionado -cuando menos hasta hace poco- ha sido el amor. Y aunque a muchos les cueste creerlo, enamorarse fue una invención, bien ideada para que se atenuase la inmediatez que exige la satisfacción del instinto. Se inició como una feliz fórmula para encubrir lo que más tarde se denominaría (a través de Darwin) selección natural. Al imponerse unos criterios de preferencia entre las personas a elegir, hubo también que recurrir a unas formas sutiles para conseguir la persona deseada. Se inventó así otro gran instrumento del amor: la seducción. Pero, al menos en Occidente, ninguna de estas herramientas hubieran alcanzado tantos logros, sin otra ayuda: la prestada por la literatura. El amor, aunque también cueste creerlo, se aprendió en los libros y desde ellos se transmitió a la calle. Piénsese en los ejemplos de Don Quijote o Madame Bovary: el amor primero lo conocieron en los libros, luego lo buscaron en vida.

Pero el amor -como muro de contención de aquellos atavismos primarios- cumple cada vez menos su efecto disuasorio. Y las nuevas tribus, clanes, hordas, fratrías y manadas sacan a relucir, cada vez más, aquellos instintos que parecían olvidados. Ni el amor ni los rituales de seducción ejercen ya ningún atractivo. Ante la búsqueda del goce inmediato, los matices éticos de aguardar el consentimiento (el sí o el no) han sido arrumbados. El objeto deseado se convierte en pieza tanto más codiciada cuánto más inmediata pueda ser su posesión.

De estas cuestiones se habla poco, parecen demasiado etéreas cuando están en juego hechos concretos, víctimas, culpables, delitos y penas. Sería ingenuo y risible sugerir que aquellos que abusan y violan lo hacen porque apenas leen y, por tanto, no han aprendido que el instinto, enmascarado con seducción y amor, sabe mejor y suele dar más resultados. Sin embargo, ese ha sido el gran papel de la literatura, aunque algunos no se lo crean. Cuando se lee Anna Karenina, ya no se deja aquel mundo tan pleno, para salir a la calle, disfrazado de horda, esperando encontrar lo que ya se ha encontrado, de verdad, en la novela.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios