Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Jiménez, o ser fiel a sí mismo

Lo peor que puede ocurrir es que llegue el fracaso por no hacer las cosas como te dicta tu conciencia

ESTÁ escrito. Cuando un entrenador no pierde casi nunca, que es el caso de Manolo Jiménez, no existe argumento que valga en su contra. Está Jiménez a punto de batir varios registros desde el banquillo del Sevilla y, sin embargo, todavía tiene gente que le cuestiona. Y, por cierto, gente muy versada en estos menesteres del fútbol y de la cosa. Gente que mira con lupa cuanto hace y que no le pasa una sola rotación, sobre todo cuando el resultado final no es de la complacencia general. No sé qué hubiese pasado si el domingo cae el equipo en el Manzanares, pues la causa habría sido la suplencia de Kanoute... según esos críticos.

Mal que bien, Jiménez está llevando el equipo con buen pulso y si le gana el domingo al Athletic de su amigo Joaquín habrá igualado la marca de Juande, la de diez jornadas ligueras consecutivas sin que el Sevilla doble la rodilla. Esto último no ocurre desde aquella noche del 19 de abril con el Almería en Nervión. Dicen que esa noche tuvo un pie Manolo fuera de su club de siempre, pero la verdad es que supo recomponer la figura y llevar al equipo según su forma de entender el fútbol. Y es que ésa es otra, pues tampoco es cuestión de exigirle a él que su gente juegue según la filosofía de otros, o lo de manejarse como en tiempos de Alves o Poulsen.

En la vida hay que ser fiel a sí mismo y lo peor de todo es equivocarse por seguir otro método y orillar el propio. Añoran algunos el fútbol del Sevilla pentacampeón y se acusa a Jiménez de dictar un fútbol cicatero y poco vistoso. Injusta acusación y lo cierto es que el fútbol mejor es el que suele terminar en victoria. Cuando el Athletic de Clemente campeonaba también le acusaban de no dar espectáculo y él respondía que para espectáculo, el paseo por la ría en la gabarra. Una racha de imbatibilidad como la que lleva el Sevilla no es para cuestionar al entrenador y la verdad es que no se sabe qué hubiese pasado si el Sevilla cae en el Calderón con Kanoute en el banquillo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios