HASTA el año 2011 la retransmisión de la Eucaristía del día de la Asunción las llevaba a cabo el equipo de El día del Señor español. Pero a partir del 15 de agosto de 2012 algo cambió. Como sucediese el día de Navidad, la responsabilidad de la emisión corrió a cargo de la Unión Europea de Radiodifusión, que de manera rotatoria, en cada festividad encarga a una de las televisiones asociadas el evento para el resto del continente.

En aquella ocasión, hace tres años, fueron Suiza y Locarno. Concretamente la Basílica de Nuestra Señora de la Roca, situada estratégicamente en lo alto de una peña, con el lago a sus pies. Lo mejor de estas transmisiones internacionales estriba en la zambullida que nos proponen en la mejor tradición musical. Si hay un aspecto que se cuide sobremanera en la celebración y en el culto, éste es, sin desmerecer el resto, un repertorio que llevan a cabo conjuntos impecables. En aquella misa fundacional de aquel agosto lejano se ofreció un programa de canto gregoriano memorable. En este 2014 el honor le ha correspondido a Marsella, y será desde allí, en una de las jornadas televisivas del año menos atractivas, por su profusión de material de desecho, donde se va a colar esta joya. Atención a la banda sonora que nos han preparado los marselleses. Por si fuera poco, La 2 se ha reservado para este día la emisión de las finales del 60 Concurso Internacional de Habaneras de Torrevieja. Televisión de alto perfil ético y estético, en medio del páramo inapelable que nos ofrece la zona alta de la canícula. Joyas de primer nivel, en definitiva, desconocidas para el gran público, que nos recuerdan las bondades de una TV pública muy castigada pero también más necesaria que nunca.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios