La aldaba

Carlos Navarro Antolín

cnavarro@diariodesevilla.es

Juan Marín aprovecha la rata...

Los cambios del grupo parlamentario naranja son un guiño al PSOE y un intento a la desesperada por sobrevivir

Juan Marín aprovecha la rata...

Juan Marín aprovecha la rata... / R. D.

Aprovechando que el personal está atontado con la rata, el previsible Juan Marín, que le dio hábilmente salida al bicho cual Florito de los roedores en el Parlamento, ha remodelado el grupo político que todavía resiste en las Cinco Llagas. Estaba cantado (y publicado) hace meses que el Señor de las Torrijas no podía ver ni en pintura a un tipo mesurado y con buen perfil institucional como Sergio Romero, que se marcha a la Mesa del Parlamento. Don Sergio dice que Marín no lo ha echado, sino que él pidió hace unos meses ese nuevo destino. ¡Claro que lo pidió, si era asfixiante la presión del sanluqueño, que es quien manda en Canal Sur Televisión y no el Paquistaní! Marín está como la Roma de los últimos días. Más fuerte era la decadencia, más altas las estatuas. Más huele a podrida la naranja, más entrevistas en la radio y en la televisión públicas.

También prescinde de Fran Carrillo, de los mejores oradores del Parlamento. Esta cualidad no se le reconoce como corresponde, porque el hombre no es de izquierdas y guay como Maíllo. A estos liberales les falta el cantor de las hazañas, o despeinarse un poco, o dejarse la camisa por fuera y tuitear chorradas. ¡Vaya usted a saber!

Con los cambios, Marín se aproxima al PSOE, hace guiños a Juan Espadas. En el centro izquierda es donde realmente está feliz. ¡Y eso que Bendodo lo cuida en las cocinas de su CIS particular! Ay, mi dilecto Elías, al que como la rumba "cada día lo quiero más, obi, obá". ¿Siete diputados sacaría Ciudadanos si hubiera hoy elecciones? ¿Ocho? Llena ahí. Qué tipo más grande este consejero de Presidencia, que rima con resiliencia... Y con ausencia... de Sevilla a partir del jueves. El bueno de Romero se autoexilia en la Mesa harto de injerencias del cheff de las torrijas. Pregúntenle a don Sergio la que ha tenido que aguantar del trío formado por Teresa Pardo, nueva portavoz, Julio Díaz (que procede del PSOE) y Enrique Moreno. Hace pocos días, por cierto, dimitió de su cargo orgánico la parlamentaria Mónica Moreno. Ciudadanos es un completo desastre, un cuerpo que agoniza en el desierto con la única compañía de los carroñeros que aguardan con paciencia devorar los despojos.

Los supervivientes saldrán por las ventanas del Parlamento cualquier día. Marín está simplemente gestionando un posible bote al que subirse cuando se produzca el hundimiento. Bendodo sabe que no encontrará un socio más dócil que Marín, que en el fondo lo que querría es ser jefe de informativos de la RTVA. A lo mejor le podían dar el programa de cocina, por lo menos el de noviembre, mes de los difuntos. A ver si el Paquistaní se decide de una vez, que va quedando poco tiempo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »