Por montera

Juanma Moreno, Barón del PP

Con la marcha de Susana Díaz el Partido Socialista tiene la gran oportunidad de bajar la crispación

Esto sí es magnanimidad. Ver sentados en las butacas azules al presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y al líder del principal partido de la oposición, Juan Espadas, fue una acto de generosidad que se agradece. La cita estaba prevista que durase el tiempo de un saludo protocolario, pero terminó siendo una reunión en la que abordaron leyes que están en marcha. Con la marcha de Susana Díaz el Partido Socialista andaluz tiene la gran oportunidad de bajar la crispación en la que nos hacen vivir diariamente, y en la que la oposición radicaba en el genio personal de alguien que lo tuvo todo, lo manejó con soberbia y no supo ni está sabiendo perder. Es de agradecer que dos políticos que nos representan a los ciudadanos mantengan el tono de la moderación para apoyar proyectos que ayuden a dar el empujón definitivo que necesita nuestra comunidad para convertirse, ya de verdad, en una región referencial a nivel empresarial, económico y social. Donde seamos cabeza de la innovación, la ciencia y la digitalización. Una región en la que las inversiones no caigan preferencialmente en Málaga, o que a Sevilla sólo se le deje vivir de su capitalidad o inevitable belleza. Pero, ¿qué pasa con el resto de nuestras provincias? Los dineros, los proyectos para levantar al resto de nuestro territorio reclaman un magno proyecto que, lejos del provincialismo, ofrezca oportunidades a todos sus ciudadanos vivan donde vivan. Andalucía, las juntas socialistas, hicieron de la nuestra una tierra que valía por sí misma y en la que se han motivado poco las inversiones empresariales. Se desviaron los dineros a sus bolsillos, robando oportunidades vitales a millones de andaluces. Ahora es el momento oportuno para que Espadas sepa independizarse de las perversas estrategias basadas en las habituales traiciones de su jefe, Pedro Sánchez, y su equipo, que basan su política en la mentira. Y que Espadas se dedique a trabajar por el pueblo y para el pueblo y con su presidente, Juanma Moreno. Así ganará más votos. Los andaluces queremos vivir en paz, sin que los políticos sean protagonistas diarios en busca de la frase que esputar al contrario. La gestión de JuanMa Moreno está basada en la moderación y su popularidad. Pero, quizá, esa primera reunión entre partidos enemigos sea una ensoñación, como lo es el independentismo que tiene en su ADN una inevitable virulencia que delata su maligna naturaleza.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios