El balcón

Ignacio / Martínez

Juego de niños

HAY políticos que hablan todos los días y de vez en cuando cometen errores. Es imposible estar siempre atinado. Pero para otros el desacierto es la tónica habitual. El portavoz socialista en el Parlamento andaluz, hombre escaso de fineza para los matices, ha tirado una pedrada a los grupos de la oposición regional. Ha calificado de espectáculo lamentable y actitud irresponsable la "guerra infantil" que libra el resto de los partidos, para ver quién preside la comisión de investigación sobre el fraude en los cursos de formación financiados por la Junta en los últimos trece años.

Quizá sea su manera de vengarse de que le hayan impuesto esta comisión. El PSOE andaluz tiene una alergia crónica a estos controles, frecuentes en las democracias parlamentarias. Su argumento esta vez es que ya hay en marcha procesos judiciales. Es evidente que su portavoz no ignora que una cosa son las responsabilidades políticas y otra las judiciales. Pero contradiciendo la máxima de su jefa de que estamos en un tiempo nuevo, sigue utilizando los sucios trucos de la vieja política: todos los demás son malos, ilegítimos, pequeños, novatos, irresponsables, lamentables, menos ellos, que son los investigados por malas prácticas en las que han malgastado o malversado cientos de millones de euros. El desahogo es máximo.

En los últimos 20 años el sempiterno partido en el poder sólo ha consentido dos comisiones de investigación en el Parlamento regional, la de los ERE y ésta. Y lo ha hecho porque su número de escaños no le permitía boicotearlas. Sea como fuere, Jiménez tras verse forzado a este trance ha querido aleccionar a los demás con absoluta falta de humildad. Como si su partido no tuviese responsabilidad alguna en la pérdida de millones de euros destinados a la formación profesional.

Así lo advertía en unas declaraciones fechadas el viernes por Europa Press en Aljaraque (Huelva): "Bajo ninguna circunstancia se ha dado una actitud de irresponsabilidad por parte de la administración de la Junta de Andalucía". El aludido ya tiene dispuesta la conclusión de esta comisión. La misma que cuando los ERE: nada, nadie, fue responsable. Entonces, como ahora. Por el contrario, la responsabilidad es de los demás, que quieren montar un circo, que carecen de legitimidad, que ni por nuevos o por chicos merecen presidir la comisión.

Jiménez ofrece diálogo para elegir presidente a la persona con el mejor perfil. Es un secreto de Polichinela que el designado será un diputado de Ciudadanos que antes fue concejal socialista en La Palma del Condado (Huelva). No parece que el mejor perfil sea el de alguien que en el momento en el que se cometieron las irregularidades investigadas formaba parte del partido responsable de la formación. Pero como si fuese un juego de niños, el portavoz del PSOE se eleva por encima de los demás para dar lecciones y repartir improperios. Su partido no se siente culpable, ni promete enmienda. Mal empezamos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios