Puerta de los palos El Fiscal

Lección del Gran Poder

UNA cofradía o, mejor dicho, un dirigente puede vetar a un tío para un cargo, pero eso no tiene por qué influir en las relaciones posteriores. Entre los mandarines de las cofradías encuentra usted un oasis de las mejores almas limpias de la ciudad, un fanal de tolerancia, un faro que derrocha luz de reconocimiento por encima de las discrepancias, un magisterio de sinceridad y altura de miras. Por eso, precisamente, a nadie debe extrañar que Joaquín Moeckel pronuncie hoy una conferencia en la Hermandad del Gran Poder. Sí, sí, como han leído. En la Hermandad del Gran Poder. De Camas, claro.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios