Visto y oído

Francisco / Andrés / Gallardo

Levántate

ANDALUCES, levantaos, proclama el himno y el nuevo programa de Manu Sánchez. El espacio, de aspiración sociológica, estrenado este domingo, tiene la virtud de que intenta ofrecer algo diferente en Canal Sur. Por contra, tiene toditos los defectos de los programas de prime time de nuestra autonómica, en especial su eterna duración. Un programa como el nuevo de Manu no puede extenderse durante hora y media, más tiempo de anuncios. Si la cadena andaluza no tiene por qué competir comercialmente con las nacionales, debería permitirse en horario nocturno hacer programas más cortos, digestivos.

El programa de Manu es a pie de calle, cómo gusta ahora una calle (no hace falta pagar un plató), aunque se llevó bastantes minutos con una de sus pizarras del típico programa de plató, pero en el ambiente de un aula magna universitaria, escenario poco habitual en los programas de entretenimiento de La Nuestra.

A Manu, a la diestra de Griñán, como bromea, le habrán dicho que salga mucho en su propio show callejero, para que se le vea, pese a que el espectador, al final, acaba un tanto cansadete. Tipos de indudable talento en la televisión en España se han estrellado en esfuezos parecidos: por ejemplo, Carlos Latre (el mejor imitador, sin duda, que pueden encontrar), por partida triple, y en la más reciente con Javier Sardá. Santiago Segura no pudo levantar su Sabías a lo que venías en La Sexta y Wyoming se ha asentado en El intermedio después de varios proyectos sin tener un equipo de guionistas en toda regla.

Andaluces, levantaos es un programa osado, en todas sus acepciones. La mayor osadía es la sobreexposición a la que Canal Sur ha condenado a su director y protagonista, al que deberían de dosificar, antes de calcinarlo prematuramente.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios