La televisión pública ha vuelto a liderar la clasificación de las cadenas televisivas más vistas en el mes de abril. También en lo que respecta a sus servicios informativos. Y esto es lo que nos alegra. Lo decía ufana Ana Blanco en la primera edición del Telediario del 1 de abril. Los informativos de la primera siguen siendo líderes de lunes a domingo y a todas las horas, y los únicos que logran superar los tres millones de espectadores en una sola edición. Bueno, tampoco hay que decirlo con demasiado triunfalismo. Que alguna que otra noche llega Pedro Piqueras a Telecinco con su particular versión de El Caso, y no sólo logra los susodichos tres millones de mirones, sino que adelanta al mismísimo Lorenzo Milá y a todo lo que se le ponga por delante. De quién es la culpa, de quien mira, de quien lo edita, o de quien manda en dicho canal y azuza para que todo ello sea posible? Tiene mérito lo que ha conseguido Fran Llorente a lo largo de estos años. Tiene mérito que sus informativos se hayan mantenido en los límites de la cordura, cayendo toda la que está cayendo. Tiene mérito que haya sabido nadar y guardar la ropa, soportando la información institucional como Dios manda, y si hay que emitir los Telediarios desde la Cumbre del G-20 desde Londres, puesto que es la televisión pública, pues monta el set junto al Támesis, cumpliendo las servidumbres a las que está sometida una emisora en el punto de mira de las fuerzas políticas, y prestando la atención suficiente a los sucesos, pero siempre con la vara de medir y sin pasarse ni un milímetro. Nos alegramos de que los informativos vayan tan bien. Que sean tan vistos. Que La Primera en su conjunto sea líder puede permitir, queremos entender, que La 2 que conocemos siga siendo posible. Sigamos alegrándonos, pues.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios