Desde mi córner

Luis Carlos Peris

La Liga salva una bola de partido

El acuerdo firmado entre patronal y AFE garantiza la paz social y el inicio liguero, pero no se sabe hasta cuándo

BUENÍSIMA noticia la de la firma del convenio entre patronal y sindicato de futbolistas. No sé hasta cuándo se respetará dicho marco, pues no está el personal que maneja la barca del fútbol profesional con el crédito demasiado alto. Desconozco cuánto tiempo sin que surja otro caso como el del Levante en el curso pasado, qué tiempo durará esta paz social, pero la noticia era la mejor que podíamos recibir, así que, si Dios quiere, el último fin de semana de este agosto que hoy arranca tenemos fútbol de verdad, fútbol auténtico, el de los puntos en juego y después de un mes plagado de torneos con el interés bajo mínimos.

Afortunadamente, el fantasma de la huelga, que revoloteó insistentemente sobre la vertical del gran espectáculo, ha pasado de largo y hasta nueva orden. El contento por el acuerdo se ha hecho realidad, pero no así el optimismo. Es complicado que con la gente que maneja la barca, el optimismo se instale de forma definitiva en nuestros descreídos espíritus. Cuando no la da éste, es aquél el que incumple, quien no la da a la entrada la da a la salida y así, en este plan, qué quiere que le diga. Se ha salvado una bola de partido y bien estaría lo que bien acaba si no creyésemos que en no mucho tiempo se volverá a las andadas de impagos y demás cuestiones prosaicas.

Pero disfrutemos de la fiesta mientras dure. Ahora vamos a pensar en ese último fin de semana de mes en que el mejor invento, con el balón, que trajo el fútbol, arranca. Es el magnífico todos contra todos llamado Liga y miremos a ese horizonte mientras nos entretenemos con unos bolos veraniegos que se quedaron sin el tirón de antaño porque padecen la cruz de la tele. La cara es el dinero que deja en los insaciables clubes y la cruz es la desertización de estadios que provoca en un mes de personal ambulante o fuera de cobertura. El fútbol que interesa es el de los puntos y ése ha salvado los muebles gracias a un acuerdo que ojalá dure. Al menos, por lo firmado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios