LAS filtraciones de Wikileaks son sólo el preludio de un movimiento que va a superar con mucho las andanadas de su mesiánico líder. Matt Terenzio, joven investigador de la Universidad de Nueva York, lanza LocalLeaks. Un sistema que permitirá recibir filtraciones desde el anonimato y elaborar informaciones desde esa fuente documental, como una red pública que no da cuenta de su garganta profunda. Un arma de la verdad que también puede convertirse en bomba del chantaje y en camino minado de libelos.

La sobredosis de revelaciones con LocalLeeks de proximidad transformarán las relaciones de poder en la vida que depende de lo que conozca o ignore la población de un barrio, pueblo o ciudad. Ni con siete llaves se va a mantener el manto de silencio sobre las actitudes vergonzantes que se disimulan en el envés privado de las relaciones públicas. La venganza se servirá fría, con la velocidad de un golpe de ratón, la asepsia encriptada de un código binario y el celestial limbo de una nube digital.

Antes o después, habrá en Sevilla un LocalLeaks para todo lo que hoy se comenta en cabildeos de voz baja. Por ejemplo, el trato de favor que goza un señor con apellido de familia política para que le adjudiquen a su empresa contratos de publicidad de la Junta. O la trastienda de uno de los restaurantes con mejor reputación de cocina moderna, con un dueño y chef que abusa de sustancias que no son especias, y con elevados precios que no se corresponden con el maltrato laboral al personal que tiene a su cargo. O el ERE en el colegio profesional de una de las ingenierías, tras los dispendios en renovar la decoración de la caseta de Feria, y tras comprarle un ordenador y una PDA a todos los miembros de la junta directiva. O las demandas judiciales contra quien ganó elecciones para ser considerado un representante de los jóvenes empresarios. O el cargo en el que enchufaron en la Junta, sin tener requisitos para ese puesto, al sobrino de un alcalde que acumula mayorías absolutas.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios