Desde mi córner

Luis Carlos Peris

Macedonia como refrendo de un reencuentro

IMAGÍNOME que las pitadas no serán al himno ni a Piqué, sino que serán las habituales que se le dispensa a todo equipo visitante. Es así como se presagia la cita de hoy en Skopje, la capital macedonia, y en la que se prevé un paso casi definitivo de los nuestros para hacerse con un lugar al sol de Francia 2016. Y todo ocurre tras el reencuentro del equipo nacional consigo mismo mediante el recital de fútbol dado el sábado en Oviedo.

Hermoso reencuentro con su fútbol de la selección en el día que ya no se echó de menos a Xavi. Ha tardado en llegar tan venturosa jornada, pero no hay mal que cien años dure y al vigente campeón continental ha vuelto a salirle su fútbol por los pies. Y lo ha hecho con dos futbolistas grandiosos haciendo el papel que hacía Xavi y con la aportación fundamental de otro enorme jugador, Busquets, que hizo de doméstico de lujo de dos orfebres como son Iniesta y Silva.

Le falta a España que Diego Costa encuentre su espacio para que, sobre todo, sus goles lleguen de una vez. Y es que con ese fútbol de tanto toque con el que se constriñe al rival hasta meterlo en el regazo de su portero, el brasileño se queda sin espacios. Y ahí, sin espacios, baja mucho la aportación del controvertido ariete del Chelsea. Y aunque algún compañero haya salido en su defensa diciendo que crea muchos espacios, lo cierto es que apenas hubo ocasiones de gol.

Es la asignatura pendiente de España ante la próximo Eurocopa, la de la falta de ocasiones de gol. Para ello, ausente el lesionado Morata, se necesita que Costa encuentre su hábitat natural. Lo demás funcionó a la perfección, incluidos Íker Casillas, providencial como en él es habitual, y Piqué, al que le resbalan los pitos como siempre le pasó a los grandes futbolistas. Hoy, Macedonia para un paso más en busca de una situación donde no haya lugar a tribulaciones.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios