Crónica personal

Pilar / cernuda

Manga por hombro

ESTÁ manga por hombro. La familia socialista se encuentra deslavazada, desorientada, desnortada, tratando de encontrar su rumbo y sobre todo tratando de encontrar la persona que marque el rumbo. La reunión del Comité Federal tuvo la escenografía habitual de las grandes hipocresías, palmadas en el hombro al líder al que muchos despellejan en cuanto se da la vuelta, y compadreo entre afines para determinar el momento más indicado para la puñalada trapera.

Días atrás Alfredo Rubalcaba comentaba a un conocido que tiene dos pesadillas, Tomás Gómez y el PSC. A pesar de lo que dice el secretario general del PSOE no parece que Gómez vaya a crearle un problema irresoluble, el madrileño cuenta con menos apoyos de lo que parece aunque no hay día sin que provoque un titular; en cambio los vaivenes del PSC son ya palabras mayores. Parecía encauzado hacia una posición contraria al independentismo después de la convulsión que significó que destacados dirigentes se pronunciaran a favor de la consulta, pero después el propio Pere Navarro anunció que el partido se inclinaría por la abstención en el caso de que la propuesta de consulta llegara al Parlament. Una abstención que, como en otros casos similares, es signo inequívoco de ambigüedad y, por qué no decirlo, de cobardía. Con una propuesta que llegará al Parlament el día 23 y que es un absoluto disparate. Un punto en el que afortunadamente coinciden Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba.

Precisamente esa coincidencia, que no puede sorprender a quien conozca bien al secretario general del PSOE, es lo que obliga a tomarse en serio la crisis interna de su partido, donde además de la lucha por el poder se dilucida qué posición va a tomar el PSOE ante una cuestión tan importante, en la que es necesario el acuerdo del partido que gobierna y el principal partido de la oposición para bloquear el paso a los que ponen en peligro la unidad de España.

Es más que probable que Rubalcaba no esté en el cartel de 2015, por eso importa mucho saber quién va a sucederle, porque hay mucho en juego. Entre los nombres que se mencionan, Chacón, Page, Madina y Griñán se han mostrado inequívocamente defensores de la España constitucional, pero en cambio Patxi López ha sido bastante tibio en su etapa de lehendakari con los afines a ETA que, para desgracia de los que creen en una España fuerte y segura, han logrado colarse en las instituciones.

Lo que explica que importe tanto el nombre del futuro secretario general del PSOE.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios