La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Mano a mano irrepetible, perpetuo

Vocacional uno y de cuna el otro, ambos llevaban sangre de reyes en las palmas de la mano cuando jugaban al toro con sus telas de ensueño. Curro Romero y Rafael de Paula reeditan esta tarde un mano a mano que parece vitalicio y que nos alborota los rincones de la nostalgia. Al señuelo del último libro de Jesús, el hijo del mago jerezano, Curro y Paula se reencuentran ante un público que acudirá con un talante semejante al que mostraba cuando acudía a Jerez o al Puerto en aquellas tardes de levante en calma y reloj parado. Tardes de duende y también negras, muy negras, pero que se anclaron en lo mejor de nuestra memoria hasta que llegue la hora del último viaje. Y esta tarde, cuando sea el momento del reencuentro, los sueños volarán en busca de aquella verónica de Rafael o de aquel natural naturalísimo de Curro hasta muy detrás de la cadera.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios