Cosas que pasan

Ricardo Castillejo

Marc Anthony debe 3,4 millones en impuestosLa semilla de la desconfianza

El cantante puertorriqueño Marc Anthony, marido de la también cantante y actriz Jennifer López, debe a las autoridades de Nueva York más de tres millones de dólares de impuestos. Según una demanda interpuesta por el fisco en marzo pasado, el ganador de dos premios Grammy debe al estado de Nueva York 1,8 millones de dólares en tributos, que se suman a otros 1,6 millones de impuestos federales que se le reclamaron tres meses antes. Así, Anthony debe un total de 3,4 millones de dólares, según el portal cardiaco RadarOnline.com.

No se sabe si ha llegado a un acuerdo con las autoridades, pero ya se le reclamó en 2007 que abonara 2,5 millones de dólares de impuestos impagados en cuatro años.

AFIRMA un proverbio judío que con "una mentira puede llegarse muy lejos pero sin esperanzas de volver". Un inteligente pensamiento que, para una realidad como la que nos rodea, llena de constantes embustes, montajes y calumnias, no podía ser más apropiado. De hecho, ojalá que, con el 2011 recién comenzado, el regalo que a todos nos dejaran los Magos de Oriente, la noche del Reyes, fuera una buena dosis de verdad en nuestras vidas pues, aunque muchos no la resistirían, sería una excelente forma de comenzar a encontrar el camino hacia nosotros mismos y, de seguido, el camino hacia la felicidad.

Filosofadas aparte, la noticia de la boda "sorpresa" de Elsa Pataky, esta semana, ha hecho encender las señales de alarma de quienes creen que se trata de una artimaña "hollywoodiense" para impulsar la carrera de la actriz, por un lado, y la de su guapo marido -el cual se convertirá, en breve, en el mítico "Thor"-, por otro. Y es que, compartiendo el mismo representante ambos, parece demasiada causalidad que, el paso que la española no se atrevió a dar con relaciones más largas -como la que mantuvo junto al piloto Fonsi Nieto o, más reciente, al lado de Adrien Brody-, se haya decidido a emprenderlo ahora con alguien que, como aquel que dice, acaba de recién conocer.

Esta misma sombra de sospecha acerca de una artimaña publicitaria ya se cernió antes sobre otras uniones de "estrellas" tan populares como Penélope Cruz y Tom Cruise, Mark Vanderloo y Esther Cañadas, Richard Gere y Cindy Crawford o, echando la vista atrás, grandes mitos de la gran pantalla con tanto carisma como los atractivos Cary Grant o Rock Hudson (quienes, por indicaciones de la "industria", también llegaron a casarse para que, el público, no sospechara acerca de sus tendencias homosexuales). Sea como sea, el problema no es el engaño en sí sino que, a partir del instante en el que lo lanzamos, es casi imposible confiar en el mentiroso. Y encima para que, al final, todo termine descubriéndose...

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios