desde mi córner

Luis Carlos Peris

Marcelino es la pieza adecuada

Da la impresión de que Kanoute dio en la diana al considerar al asturiano la pieza que el Sevilla echaba en falta

PALABRA de Kanoute. Marcelino puede ser la pieza que le faltaba al Sevilla. Una sentencia que se hace rigurosa, más que nada por venir de quien viene. Ha hablado el mejor futbolista de la historia del Sevilla, y un servidor puede hablar con autoridad de ello, lo que hace que la frase cobre una enjundia que sería menor en boca de cualquier otro. Es más, da la impresión de que ha entrado en terrenos propios del responsable de marketing, pues la frase podría crear más proselitismo que todas las campañas de publicidad habidas y por haber, incluida la avioneta de marras que sobrevuela las cabezas de bañistas indefensos.

Magníficas sensaciones las originadas al rebufo de la frase del excepcional futbolista franco-malí y las pajarillas se alborotan sólo con pensar que eso sea cierto, que Marcelino García Toral, ese asturianín de Careñes, se convierta en esa pieza que el Sevilla buscaba desde aquella espantá de Juande. Y lo cierto es que no hay por qué dudar del vaticinio de Kanoute, pues por donde quiera que pasó dejó Marcelino el inconfundible sello de su buen hacer. Pudo comprobarse en los ensayos de este tiempo de laboratorio que de la probeta de Marcelino salía un Sevilla compacto y bien armado con lo que acompañaba a lo que nunca le faltó, una enorme pegada.

Está teniendo, además, pulso muy firme en la difícil hora de mirar a los ojos del que no sirve para su proyecto sin que se enciendan las alarmas ni haya conatos de causa común en el vestuario, esos conatos que se dan en otras partes y que tan perniciosos son para la institución. Muy bien el Sevilla en cada examen, particularmente me quedo con la sensación de virilidad y competitividad que dio el domingo pasado en el San Paolo napolitano. Supo plantar cara al fútbol por la tremenda del rival con las mismas armas y por ahí empieza a hacerse realidad la sentencia del mejor futbolista de la historia del Sevilla. Sí, Marcelino puede ser esa pieza que le faltaba al Sevilla.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios