La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Marchando otra de pavimentos

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Pucela y el Betis por Sevilla, marchando una de pavimentos. Variopintos pavimentos que son una antología disparatada de calidad y, sobre todo, de colocación. Expertos hay que abominan de cierto tipo de pavimentación que en una ciudad de verano tan caluroso no tienen sentido por su nula absorción de calor. Hormigón, adoquín, pizarra, granito y alguna especie más conforman el suelo de Sevilla, pero poco se habla de la mala instalación. Y pasa que en cuanto caen dos gotas, que en Sevilla casi nunca se quedan ahí, las calles van pidiendo gondoleros a voces. Están tan zarrapastrosamente niveladas que hay zonas que se convierten en un inmenso charco que hacen que Sevilla se asemeje a Venecia y no sólo por su ya confirmada condición de parque temático, sino porque derivan a lacustres en cuanto el cielo jarrea.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios