La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Mascarilla y ahora sí que es de verdad

Desde hoy, mascarilla por narices, haga calor, ventee o se caigan los pájaros por la calor, que no es lo mismo el calor que la calor. La falta de educación que impera ha dado lugar a esa falta de responsabilidad que generó lo de Cádiz la otra tarde. Por supuesto que el ascenso del club amarillo es motivo de alegría, pero esos lodos del domingo y otros de todos los días traen estos polvos que es la mascarilla por cojinetes. A la fuerza ahorcan, pero la mascarilla en este anticipado e implacable ferragosto rompe en suplicio ineludible. Y hemos de volver a la falta de educación que igual sirve para deteriorar monumentos y tirar estatuas que para reuniones que más parecen mesnadas a su libre albedrío. Hasta ahora, cierta permisividad, pero desde hoy no cabe otra que colocarse la mascarilla, que ya que no pudimos ponernos el antifaz este año, marchando una de mascarilla.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios