Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Metáfora del AVE

En Europa hay una red eficiente de ferrocarril sin necesidad de poner un tren de alta velocidad a la puerta de cada ciudadano

Nadie podrá decir, desde luego, que los actos de celebración del aniversario de la Expo 92 no tienen un aire sevillano: poco dinero, mucha autocomplacencia y su buena dosis de nostalgia. Hasta los que no paraban de torpedear la muestra hasta casi el mismo día de la inauguración corren ahora a ponerse en la primera fila de la foto veinticinco años después tan contentos. Bienvenido sea, en todo caso, el público reconocimiento a quienes desde su distinta responsabilidad ayudaron a que el aquel ambicioso proyecto de estado llegara a buen puerto, aunque algunos desgraciadamente no vivan para contarlo.

Si la Expo merece ser recordada y celebrada es, por supuesto, por la transformación de las estructuras de la ciudad y las grandes obras que se llevaron a cabo, que sin duda supusieron un antes y un después en la conformación de la misma tal y como hoy la conocemos. También, por la imagen moderna, pujante, que proyectó al mundo, y sus celebrados espectáculos. Y como paradigma de esa modernidad, la implantación de la alta velocidad ferroviaria priorizando la línea Sevilla-Madrid por delante de Barcelona, un significativo guiño del presidente González a su tierra que hacía justicia ante las inversiones estatales que ya desde el siglo XIX siempre viajaban hacia el norte.

El AVE como eje vertebrador norte-sur que acerca las comunidades pobres a las ricas es un latiguillo repetido estos días, y hasta el presidente Rajoy ha prometido la próxima inauguración de la línea Sevilla-Málaga ante el aplauso general. Me van a permitir echar un poco de agua al vino de tanta euforia pero, estando ya comunicadas ambas ciudades por tren en tiempo razonable, no termino de entender a quién interesa de verdad tamaña inversión cuando existen tantas carencias que abordar. Al contrario que aquí, cualquiera que viaje un poco por Europa podrá conocer una red de ferrocarril ajustada y eficiente sin necesidad de poner un tren de alta velocidad a la puerta de cada ciudadano.

En el fondo, tanto AVE no deja de ser una buena metáfora de la realidad española durante todos estos años, tan dada a utilizar los generosos fondos europeos en la ejecución de obra pública con indudable impacto económico y social en el corto plazo en beneficio de las grandes constructoras y contratas, pero que descuida la verdadera apuesta por un sistema productivo robusto que garantice el crecimiento a futuro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios