Un día en la vida

Manuel Barea

mbarea@diariodesevilla.es

Del Metro y del Centro

Es hora de que quien gobierna Sevilla les descubra a los automovilistas los alicientes del peatón

Hay que sopesarlo bien. Llevamos décadas esperando el Metro y, mientras tanto, no se han ofrecido soluciones reales y amplias para una movilidad sostenible en Sevilla. El problema del Metro es que, en el cálculo más optimista, se tardaría mucho tiempo en construir la red completa (…). El Metro sirve como medida a largo plazo, pero no a corto, como necesitamos". Esta es la respuesta de Reyes Tirado a la pregunta ¿El Metro es una solución para bajar las emisiones? que le plantea Luis Sánchez-Moliní en su entrevista de la serie El rastro de la fama, publicada ayer por este periódico. La alternativa de Tirado: los BTR (Bus de Tránsito Rápido). No hace falta decir aquí quién es y a qué se dedica Tirado. Ya se informa de eso en la entrevista, cuyo autor recalca que ésta y otras reflexiones no las hace cualquiera.

Pero ¿y si así fuera? ¿Quién con un mínimo de sentido común, pegado a la realidad de la ciudad -aunque a veces algunos nos quieran confundir con otra-, no está de acuerdo con este diagnóstico, tanto si procede de Agamenón como de su porquero? No obstante, no es nada complicado aventurar dónde brotará la contrariedad y en qué cenáculos y tabernas arreciarán las críticas, con sus consiguientes chascarrillos, tan ocurrentes y originales como siempre: porque ese juicio lo ha hecho una vegetariana -¡adiós!-, una ecologista -¡¡adiós!!-, una mujer -¡¡¡adiós!!!-. Sí, parece que Tirado pertenece a demasiados lobbies y tiene todoeso que sarpulle a quienes no atienden los argumentos, sino a cómo es quien los defiende. Nada importa que sea una científica que sabe de lo que habla. Para ellos, alguien así divaga o claramente miente en defensa de no se sabe qué oscuros intereses. En fin.

Y ahí estamos dándole vueltas -arriba y abajo de la Línea 1-, cada uno en su cabeza, a nuestro particular Metro, mientras los políticos se pierden -¿o se esconden?- en su laberinto subterráneo de insidias y discordias, haciendo del asunto algo mucho más complicado que la solución del marrón de Pelham 1, 2, 3.

Entretanto en la superficie, las cosas no van mucho mejor. Tirado también pone voz a lo que piensan, desean y piden muchos: la recuperación del Plan Centro. Casi nadie duda ya de la implosión del casco urbano de Sevilla como consecuencia del "tráfico indiscriminado del vehículo privado" (son palabras del alcalde Juan Espadas). Tiene el regidor querencia por las mayúsculas con las que corona Ideas, Proyectos, Iniciativas, Planes y Demás. Pero tiene que añadir, para resolver este peliagudo problema, la Valentía. Un buen porcentaje de sevillanos usa su coche hasta para ir al cuarto de baño, convencidos de que la naturaleza les ha dado los pies para el acelerador y el freno. Ha sonado la hora de que quien gobierna la ciudad les descubra los alicientes del peatón.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios