Las dos orillas

josé Joaquín / león /

Todo el Metro

SI el PP estuviera gobernando en la Junta de Andalucía con Juanma Moreno, y también siguiera en el Ayuntamiento de Sevilla con Juan Ignacio Zoido, el PSOE habría organizado una campaña de firmas para exigir las obras del Metro. Por eso, la solución no es disparar contra el mensajero y criticar a la oposición por reclamar algo que es de sentido común. Sevilla necesita al menos las líneas 2, 3 y 4 del Metro, cuyas obras iban a empezar en 2010, según declaraciones de la consejera Rosa Aguilar que figuran en todas las hemerotecas decorosas. Según dijo la Junta entonces, habría inauguraciones en 2017. Lo que contempla el plan de la Junta es un retraso de al menos otra década. Algo vergonzoso e insostenible para Sevilla.

En cualquier otra ciudad de más de medio millón de habitantes, a la que se le negaran unas obras básicas ya aprobadas, se estaría montando un verdadero escándalo. Sin embargo, aquí la gente se distrae con la consulta popular de la Feria y otras cuestiones de semejante calado. Por lo que Sevilla es un lugar ideal para que le den coba a la ciudadanía participativa. Vuelvo a recordar que la línea única de Metro existente ya estaba prevista para el Mundial 82, en los primeros tiempos de la Junta, cuando la presidía Plácido Fernández Viagas. Y la vida sigue casi igual.

Cuando Sevilla se quedó con un estadio olímpico, pero sin los Juegos, se dijo que la culpa era del Metro. El COI, que ya entonces tenía la costumbre de untarse con manteca, argumentaba que el transporte de Sevilla no estaba a la altura de las circunstancias olímpicas. Lo curioso es que el transporte no ha mejorado sustancialmente. La mayor novedad han sido los carriles bici y el tranvía a la Plaza Nueva. Pero sigue faltando lo fundamental: un Metro en condiciones mínimas.

Por tanto, el problema no es si el PP quiere la línea 5 ahora o más tarde, si Juan Bueno pide demasiado o se debería construir a poquito a poco, sino que no se hace nada. Todo está bloqueado. Aquí también se necesita una gran coalición del PSOE y el PP (y hasta de Ciudadanos y Podemos) para que la Sevilla unida exija el Metro.

Y es verdad, como dijo el consejero de Fomento, Felipe López, que hay que convencer a Bruselas. Al menos para que pongan los mismos millones de euros que han derrochado en otros lugares de Andalucía para tranvías por la vía del Cercanías y carriles bici de lujo, mientras a Sevilla se le niega un Metro que se aprobó y le hace falta desde el siglo pasado.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios