Crónicas levantiscas

Juan Manuel Marqués Perales

Monjas y jueces

SI tuviera que escoger entre sor Lucía Caram y Mariano Rajoy, del que la monja contemplativa ha dicho barbaridades tales como que carece de entrañas, elegiría al presidente del Gobierno. Creo que mis oídos lo agradecerían. La monja tertuliana y el papa Francisco comparten nacionalidad, iglesia y un concepto muy argentino de la locuacidad y la religión. Rajoy, ya lo verán en la entrevista que hoy publicamos, es como se muestra, no busquen la doblez de los personajes shakespearianos; es así, llano en sus análisis, la antípoda de Aznar. Las tertulias políticas de los sábados por la noche se aproximan peligrosamente a la casquería del corazón, es el precio que vamos a pagar por la popularización de la política: la banalización. La monja pesá, el ex juez resentido con la vida en general, la novia de Podemos, la hoguera de las vanidades de los periodistas sin medios. Juanma Moreno, desconocido hasta hace semanas, saltó anoche a Tele 5 para ganar unos cuantos puntos de popularidad. Allí estuvo con su pizarra a cuestas, que es la contribución pedagógica de Manu Sánchez a la divulgación de la economía. Las televisiones privadas están construyendo a los líderes del futuro bajo el único criterio de la audiencia. Hay cierta italianización de nuestra política, con sus Tele 5, nuestros jueces estrellas y sus instrucciones de fuego, nuestros nuevos partidos. Italia. O Argentina.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios