La ventana

Luis Carlos Peris

Morante y La Puebla, ya indisolubles

TIENE que ser, no puede ser de otra manera, que este 12 de septiembre pase a los anales de La Puebla del Río escrito con la mejor letra posible. Hubo y hay toreros y artistas de tronío que recibieron sentidos y muy merecidos reconocimientos de su pueblo. Pasó que la ordenanza municipal cigarrera que regula los nombramientos de hijos predilectos o adoptivos es tan de nuevo cuño que ha recalado en el torero que hogaño propala por el mundo el nombre de su pueblo. José Antonio Morante lleva el nombre de La Puebla como su segundo apellido y eso es de agradecer por un paisanaje que lo acepta como uno de los suyos de verdad, de tan cercano como se muestra. Hoy, su Ayuntamiento piensa aprobar que Morante sea su hijo predilecto y seguro que lo conseguirá coincidiendo con un año en que combina gloria y esa sangre que hace aún más grande el arte del toreo.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios