La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Morante de La Puebla, ese milagro

Obligado asunto, no cabe otra y no se trata de dar la brasa con el toreo, pero es que no se puede pasar por alto el papel que está recitando José Antonio Morante Camacho, Morante de La Puebla en el mundo. Que un torero de su corte se entretenga en estar bien a diario puede alcanzar la categoría de milagro. Vaya el fin de semana que ha cuajado el orfebre cigarrero con dos apoteosis de órdago a la grande en plazas tan dispares como Santander y Jerez. Si en la capital cántabra dio una lección en la que unificó arte y poderío, en la plaza del Paula hizo que estallasen las palmas por bulerías en loor de un dios táurico vestido de verde y oro. Vive una situación de gran autoconfianza y ya no tiene por qué esperar que por chiqueros salga su toro, ya que le sirven casi todos los que sortea. Pase lo que pase la segunda temporada de pandemia ya tiene nombre, el de Morante.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios