El parqué

Pablo Cumella

Nivel psicológico

EL parqué madrileño cerró la sesión con una caída del 0,68%, hasta los 11.002,8 puntos, lastrado por el mal comportamiento de la mayoría de los valores, aunque consiguió mantener, por poco, el nivel psicológico de los 11.000. Los inversores, que apostaron por recoger beneficios tras los severos repuntes de los últimos días, se dejaron llevar por el avance del diferencial de la deuda española. El principal indicador de la Bolsa llegó a perder más de un 1,50%, pero de la mano de Wall Street fue capaz de mitigar la caída. Con la bajada de ayer, el selectivo rompe una senda alcista de siete jornadas consecutivas.

Justo hace un año, el Íbex terminó la sesión en 6.817 puntos, lo que supuso la cota más baja registrada durante todo el pasado ejercicio y retrotraía al selectivo madrileño a los niveles de 2003, arrastrado por las malas perspectivas sobre la economía de todo el planeta, que constataban que la crisis era la peor desde la Segunda Guerra Mundial. Desde ese mínimo anual de 2009, momento en el que las previsiones negativas sobre la marcha de la economía mundial se sumaban a las malas noticias sobre la situación del sector financiero, tanto en EEUU como en Europa, el selectivo ha logrado remontar un 61,4%.

A la cabeza de las subidas en la sesión de ayer se colocó OHL (0,64%), seguida por Red Eléctrica (0,60%), Telecinco (0,52%) y Enagas (0,41%).

En el lado de las bajadas se situaron Ebro Puleva, que cayó un 4,83%, Mapfre, que cedió un 2,97%, Sacyr Vallehermoso, que se dejó un 1,49%, y Banesto, con un retroceso del 1,38%. Los grandes del parqué también cerraron en rojo: Santander y BBVA encajaron ambos pérdidas que rondaron el 0,95%, mientras que Telefónica e Iberdrola cedieron alrededor del 0,50%. En el mercado de divisas, el euro ganó posiciones frente al dólar. El cambio entre las dos divisas quedó fijado en 1,3567 unidades.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios