Las dos orillas

José Joaquín / León

Octubre será diferente

SEGUIMOS en modo paripé. Hoy toca votar otra vez para nada. Mariano fallido, como se esperaba. Sin embargo, hay que decir a todos esos diputados que están suspirando por unas terceras elecciones que no va a ser tan sencillo. Esto puede cambiar como de la noche al día. Esto puede cambiar de tal modo que quienes ahora están suspirando por volver a las urnas sean los primeros en evitarlas. Y quienes ahora repudian las terceras elecciones se froten las manos pensando en ellas. Octubre será diferente. El futuro del próximo Gobierno de España se juega el 25 de septiembre. En el País Vasco, pero sobre todo en Galicia.

Sin conocer los resultados es difícil saber quién se clasifica para la Liga de Campeones y quién desciende. Sucede que Pedro Sánchez se ha creído la última encuesta del CIS, en la que sólo el PSOE mejoraba los resultados de junio. Una ilusión, como otras. Porque la encuesta del CIS se hizo demasiado pronto, y era una encuesta del CIS, que en las últimas ha salido regular. Pero no importa, porque pronto va a tener una encuesta mejor. Las elecciones gallegas y vascas mostrarán las tendencias.

Por decirlo más claro: si el PP gana en Galicia con una mayoría lo bastante absoluta para gobernar bien, no habrá terceras elecciones. Pues significará que la tendencia es Rajoy o el caos. Si además se diera el caso de que a los socialistas gallegos les ocurre una desgracia, se empezarán a afilar los sables, en busca de la cabeza perdida. También está por ver lo que sucede en el País Vasco, donde todo es muy confuso. Por supuesto que allí no va a ganar el PP, ni tampoco el PSOE, pero hasta un aprendiz de demoscopia básica puede valorar lo que suceda.

Otra interpretación será el buen o mal momento del sorpasso a la vista. Se trata de comprobar si Podemos se sigue desinflando, o si Pablo Iglesias le sopla nuevos aires mientras repasa Hermano Lobo. Sin olvidar que los pactos vascos, según los resultados, pueden brindar nuevas amistades, ahora insospechadas. Elucubrar sobre eso es perder el tiempo. Así que hasta el 25 de septiembre, no hay nada que hacer. Otro mes de vacaciones disimuladas, y van nueve.

También hay que tener en cuenta que Andalucía no ha pintado nada todavía. Puede ser otra de las claves, porque se intuyen amagos de amores imposibles. Las estrategias pueden modificarse en este culebrón. Para rematarlo, sólo faltaría un intercambio de parejas. No sé si lo entienden, ni yo tampoco, porque no lo entienden ni ellos.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios