La ventana

Luis Carlos Peris

Oportuna reaparición de Manolo Caracol

RESPIRARÁ ya tranquilo el hermano Blázquez en las plateas celestiales comprobando que su obra vuelve a su sitio, a la Alameda. La obra es la figura de Manolo Caracol que esculpiera Sebastián Santos por iniciativa del inefable periodista. Inconfundible Caracol cantando, seguramente por seguiriya gitana, crispadas sus manos, en trance el gesto, sentado, sin una Lola Flores a mano a la que agarrarle el pelo en La niña de fuego o en La Salvaora. Caracol forma parte nuevamente de su primer escenario vital, la Alameda de Hércules, tras haber permanecido exiliado en la Casa de las Sirenas, que también es la Alameda. Varios años fuera de la vista de la gente, ahora que va a cumplirse el siglo de su nacimiento, la figura irrepetible del cantaor más genial e imprevisible que parió madre, sangre siempre viva de los Ortega, reaparece y, viéndolo, hasta parece oírse su inconfundible salida por seguiriya.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios