La ventana

Luis Carlos Peris

Ordenanza muy rica en obviedades

PARECE como un ideario de buenas intenciones donde las obviedades campan a sus anchas. Así es como se ve la nueva normativa que regula el comportamiento de los ciclistas en la ciudad. Sólo falta el apéndice por el que se prohíba atropellar ancianos o a madres con niño en brazos. Todo lo demás parecía asumido por los usuarios de bicicletas, patines, patinetes, demás parientes y afectos. Así se hace especial hincapié en que no deben sortear peatones, o que no debe circularse en dirección prohibida o por las aceras. Velocidad máxima a 15 por hora y sólo por el carril bici o por la calzada cuando no exista ese pasillo. Es una ordenanza municipal ciertamente esclarecedora y en la que también figura un consejo muy particular, el de que el automovilista que, por ejemplo, por Águilas lleve un ciclista delante ha de atemperarse a su velocidad. Vaya, que no debe pasar por encima.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios