El PP cambia su estrategia

En cualquier caso, se sabe ya que el PP no apoyará el presupuesto municipal de Juan Espadas para 2019

El presupuesto municipal de 2019 para Sevilla deberá negociarlo el alcalde, Juan Espadas, con la extrema izquierda de Participa y con Izquierda Unida, o no será posible aprobarlo. A diferencia de lo ocurrido con el de 2018, cuando el PP y Ciudadanos apostaron por la institucionalidad constitucional, y por permitir unas cuentas que reclamaban las fuerzas vivas sevillanas, singularmente los empresarios. Beltrán Pérez, después del 2 de diciembre, ha entendido el mensaje. Si quiere apurar sus opciones de ser alcalde, debe erosionar la imagen moderada y centrista que cultiva Juan Espadas. Sabe que le haría un gran servicio a la causa del PSOE si facilita la aprobación del presupuesto. Pero no tanto a Sevilla, ya que el alcalde que tome posesión en junio aún tiene tiempo para aprobarlo.

Esa es la otra cuestión de fondo. Se daba por supuesto que el próximo alcalde sería Juan Espadas. En tal suposición, no era tan trascendente que el presupuesto se lo aprueben antes o después de las elecciones. Por el contrario, si se diera el caso de sumar otra mayoría en una entente cordial entre el PP y Ciudadanos, o Ciudadanos y el PP, quién sabe si con Vox por medio, ese presupuesto podría condicionar los primeros proyectos de un nuevo equipo.

Al PP no le interesan las prisas, por si acaso. Beltrán Pérez ha aprovechado la oportunidad para poner sobre la mesa la excusa de ciertos incumplimientos del presupuesto de 2018, entre los que cita el acuerdo del Metro, la Patrica (tributos de la comunidad autónoma), las ordenanzas fiscales y la venta de la Gavidia y San Hermenegildo, que está todavía en tramitación. Según el PP, el alcalde ha incumplido el 75% del acuerdo que alcanzaron.

Aparte de los argumentos oficiales, la realidad es que el PP ha visto una oportunidad insospechada. Sus resultados en Sevilla capital fueron bastante malos, aunque la lista encabezada por Juan Ignacio Zoido resultó la más votada en cinco distritos. En el número total de votos quedaron cuartos, si bien era un virtual triple empate con Adelante y Ciudadanos.

El PP sevillano tiene el claro objetivo de recuperar una parte de los votos fugados a Vox y a Ciudadanos. Beltrán Pérez cuenta con la ventaja de que ya es un candidato asentado y los otros siguen en el aire todavía. Aunque no se sabe lo que pasará.

En cualquier caso, sí se sabe ya que el PP no apoyará el presupuesto de Juan Espadas para 2019. En sus sueños más felices, ven la posibilidad de cambiar el binomio Susana-Juan por el de Juanma-Beltrán. Eso sí que sería darle la vuelta a la tortilla. Por aquí y por allí. Con foto, o sin foto.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios