Las dos orillas

josé Joaquín / león

El PSOE de los perdedores

ASÍ como Johnny cogió su fusil (en la película de Dalton Trumbo), Pedro Sánchez ha cogido su coche, y se irá por las Españas a ver si remata la eutanasia del PSOE. La primera parada fue en el programa de Jordi Évole, un sitio de confianza. Allí se aclaró que lo suyo ha sido una conspiración judeo masónica del Íbex 35, el diario El País y Susana Díaz. Pedro odia al PSOE de Andalucía, del que recuerda que apoyó a Zapatero en tiempos de Chaves. Olvida que Zapatero tenía como responsable de la economía a Pedro Solbes, que le daba confianza al Íbex 35. Aunque no descubrió la crisis a tiempo. Zapatero tampoco era como Pedro Sánchez, que se ha convertido en el monaguillo de Pablo Iglesias, y lo quiere llevar bajo palio, de tú a tú, echando incienso hasta la Moncloa.

Pedro quiere reconstruir el partido del no es no bajo la premisa falsa de que ha sido fiel a su palabra. Cuando ha sido el más mentiroso de todos. Primero dijo que estaría en la oposición, después intentó un cambalache con Ciudadanos a ver si colaba con Podemos, en junio dijo que nunca pactaría con los independentistas, y en agosto ya buscaba un acuerdo con Podemos y con los independentistas. Por eso se lo cargaron.

Por eso, y porque estaba construyendo el PSOE de los perdedores, a mayor gloria de Podemos. Sánchez consiguió los peores resultados de la historia del PSOE en diciembre de 2015. En junio de 2016 los empeoró más todavía. Si ustedes se fijan, casi todos los que apoyan a Pedro Sánchez ya han sido sorpassados por Podemos. Lo apoya el PSC, al que ha hundido Iceta hasta unos niveles bochornosos; lo apoya una parte de los que han convertido al PSOE en el cuarto partido de Madrid; lo apoyan los que llevan toda la vida en la oposición de Castilla y León; o los vascos que perdieron el poder con Patxi López… En Andalucía, fue apoyado por la asamblea local de Cádiz, donde gobierna Kichi el de Podemos, gracias a ellos. Por el contrario, estos socialistas de base ponen a parir a Felipe González, que gobernó 14 años en España, y a Susana Díaz, que fue la más votada en las elecciones andaluzas.

Si se reconstruye el PSOE como sucedáneo de Podemos, la gente votará a Podemos, que es el original. Quien lo copia, ya se sabe. Por el contrario, el PSOE ha sido el partido que ha gobernado más años en España cuando se asentó en el centro izquierda con apoyo de las clases medias. Un PSOE bananero será imposible. Por lo cual Pedro Sánchez también lo es. Las bases deben tener un poco de altura para no quedarse en el suelo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios