La ciudad y los días

carlos / colón

Pactar a palos

MATICEMOS. Tiene razón el PP al reprocharle al PSOE, cuando éste le pide que deje gobernar a la lista más votada, que hace tres años ellos ganaron las elecciones y no les dejaron hacerlo. Y tiene razón el PSOE al responderle que en aquella ocasión el pacto con IU permitió la investidura, situación que no se da ahora. O Susana apoyada por otro partido o nuevas elecciones. Y no hay más. Todos suponemos que se pactará, pero lógicamente subiendo el precio, es decir, las exigencias. En este asunto tiene más razón Susana Díaz pidiendo apoyos que los otros negándoselos. Estrategias que de prelectorales se han convertido directamente en electorales, metiéndose de lleno la cuestión de la investidura en la campaña electoral.

En lo que no tiene razón Susana Díaz es en reprocharle a los otros partidos que no respeten la decisión de los ciudadanos. Es cierto que éstos ejercieron su derecho al voto dándole una mayoría no suficiente al PSOE. Pero es aún más cierto que votaron anticipadamente, por decisión personal de Susana Díaz, un año antes de que se cumplieran los plazos de la legislatura. Por lo tanto la ex presidenta es víctima de su propia decisión. No midió bien sus fuerzas. No escogió el momento adecuado. Tal vez por miedo a que Podemos creciera. Tal vez por temor a que la indudable mejora de la economía atenuara el cabreo contra los recortes del PP. Quiso rentabilizar el cabreo antes de que se atenuara a la vez que impedir que fuera Podemos quien recolectara sus frutos en forma de votos indignados.

El resultado ha sido el que ha sido. Es ella quien ha provocado esta situación. Ni el PP ni los otros partidos convocaron las elecciones anticipadas. Un error de cálculo, un traspié estratégico. Responsabilidad única y exclusiva de Susana Díaz. Por eso carece de sentido que califique la situación de "surrealista" y acuse a los otros partidos de "rozar el ridículo (…) forzando un no lideradas, que es lo más irresponsable, por el presidente del Gobierno (…) que se presenta aquí, en el arranque de las elecciones municipales, a decir: 'Éste es el camino, bloquear, boicotear y frenar que Andalucía tenga un gobierno para nueve millones de andaluces". No es así. Le ha puesto fácil al PP responderle que lo que "raya el ridículo" fue el adelanto electoral "por un interés exclusivamente personal". La verdad es la verdad, la diga Agamenón o Juanma Moreno.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios