La ventana

Luis Carlos Peris

lcperis@diariodesevilla.es

Parecía que había vuelto la normalidad

Reconozco que ya no sé si esto es bueno o malo, si merece la pena o hay que rezar para que desaparezca. Me refiero a la animación registrada en estos días de puente del Pilar. Daba gloria pasear a cualquier hora por la Sevilla de siempre entre tanta gente, en un ambiente como de otro tiempo, tan animado, de cuando la normal normalidad. Ibas por Tetuán, o por Puente y Pellón, desembocabas en la Plaza Nueva o en el Salvador y aquello estaba como antes de que llegasen pandemia y mandarinato, qué delicia ver a Sevilla tan parecida a sí misma. Claro que luego veías los telediarios en su papel de inquisidores que escrutaban cada bulla y te ponías en lo peor. Cara y cruz de una misma moneda, la alegría de gente por las calles y la pena de esas consecuencias que te hielan la sangre. Pero la verdad es que en esos días de puente la vida nos retrotrajo a la normalidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios