PASA LA VIDA

Juan Luis Pavón

Parménides y el chabolismo

NADA nuevo bajo los puentes de Sevilla. Heráclito de Éfeso y Parménides de Elea filosofaban en su paseo ribereño por el Charco de la Pava. Heráclito observaba el traslado de las familias chabolistas y consideraba que nada de cuanto existe es, al momento siguiente, igual a sí mismo. Todo cambia, todo fluye. Le llevaba la contraria Parménides, que ve en las idas y venidas de los clanes gitanos fuera del juego social el terreno abonado para sus teorías sobre el sustrato permanente del ser y la inmutabilidad de las ideas.

Quienes circulen a diario por los puentes de Juan Carlos I y Reina Sofía, al percatarse de la desaparición del inmundo poblado, pueden pensar que el problema ha sido resuelto. Pero con el chabolismo no acabó ni la Sevilla decimonónica ni el franquismo desarrollista ni la democracia posmoderna. Todo principio y fin es trasladarlo de sitio, y vuelta a empezar, en ese revoltijo de marginación por causas propias y ajenas. Un círculo vicioso porque a los hijos se les condena, también por deméritos propios y ajenos, a perpetuarse sin educación como continuadores de un modo de vida fuera de la ley. De 41 pisos que habitaban en el Polígono Sur, tras el toma el dinero y corre de Los Bermejales, sólo en tres era de modo legal.

Interesan en relación proporcional a los problemas que depara su ubicación. Llegan al Charco de la Pava y la Policía les advierte de que ahí tampoco pueden afincarse. A Heráclito y Parménides les coge de vuelta en su paseo matinal y no se ponen de acuerdo sobre cuál es el lugar en el mundo de estas 40 familias, tan cerca de las moscas y tan lejos del Inem y del IRPF. Hacienda somos todos como titulares de los terrenos donde ayer fueron desalojados. Con tantos organismos y fundaciones para convocar el todos a una, ¿habrá que pedirle ayuda a la Unión Europea para que reconvierta el paisaje moral de Sevilla y erradique las ventajas y los inconvenientes del chabolismo?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios