Alto y claro

José Antonio Carrizosa

jacarrizosa@grupojoly.com

Patinazo en la SE-40

La SE-40 y la ampliación del Metro se han convertido ya en el canal Sevilla-Bonanza del siglo XXI

Cuando poco antes de verano el siempre inquieto presidente de la Confederación de Empresarios, Miguel Rus, impulsó la plataforma Sevilla ya para exigir de las administraciones las infraestructuras que desde hace décadas se le deben a la capital y a la provincia, lo celebramos en esta columna como una de las iniciativas más interesantes que se habían visto en Sevilla en años. Interesante porque era capaz de aunar voluntades, algo tremendamente difícil en la ciudad, sobre cuestiones que son básicas para afrontar un futuro que parece que se nos escapa, pero sobre todo porque servía para sacudir conciencias en una sociedad civil -utilicemos un concepto que cada vez se vacía más de contenido- adormilada y con escasa capacidad de reacción.

Pero, transcurridos estos meses, no hay más remedio que señalar que las expectativas con las que nació Sevilla ya están lejos de haberse cumplido. Su perfil ha sido bajo, por no decir bajísimo, y quizás lo más notable que ha hecho hasta ahora ha sido patinar sobre la SE-40 con riesgo de haberse roto algo. Ha sido esta semana. En un pronunciamiento un tanto extemporáneo, ha pedido que el bloqueo de la carretera de circunvalación se resuelva haciendo un nuevo puente sobre el Guadalquivir en lugar de los túneles que deberían salvarlo a la altura de Coria. Las reacciones en contra de esta solución no han sido pocas ni suaves. La que más llama la atención ha sido la de los empresarios de la construcción, agrupados en Gaesco, organización de la que proviene el propio Rus y que presidió durante unos cuantos años. También los alcaldes afectados han puesto el grito en el cielo e incluso al Puerto no le ha gustado nada la iniciativa. En fin, un resbalón en toda regla.

La SE-40 se ha convertido ya por derecho propio, junto con el Metro, en la gran asignatura pendiente para la modernización de las infraestructuras en Sevilla. Y tanto la carretera como el Metropolitano llevan camino de convertirse en el canal Sevilla-Bonaza del siglo XXI, como recordaba hace unos días un alto directivo de las principales empresas de obras públicas de Andalucía. En el Metro, por mucho que se quiera marear la perdiz, lo único que se va a hacer en los próximos años es poner al día los proyectos que llevaban décadas guardados. Todo lo demás sigue siendo una nebulosa y hay seria dudas sobre cuándo se va a ver la primera excavadora en actuación.

Lo de los túneles de la SE-40 es por ahora la plasmación más clara de cómo se trata a Sevilla en los Presupuestos Generales del Estado, en los de los gobiernos del PP y también en los de los socialistas. Y nada ayuda que en la ciudad se diga una cosa y la contraria y dé la impresión de que todo vale.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios