En abierto

Francisco José Ortega

Pecar por exceso y por defecto

PLANIFICAR la plantilla de un equipo de fútbol no debe ser tarea fácil ni siquiera cuando se tiene libertad plena para trabajar. Aparte de las numerosas presiones de agentes y demás parientes y afectos, está un componente azaroso que conduce, por ejemplo, a que futbolistas que no se lesionaban jamás en sus anteriores equipos se dirijan a la enfermería ahora nada más abrir la primera página de un diario deportivo cualquiera. Pero, dicho esto en descargo de quienes tienen que tomar las decisiones, existen otras cuestiones de difícil explicación para el común de los mortales y ni siquiera el Sevilla del nunca suficientemente piropeado, porque se lo merece, por supuesto que sí, Monchi se escapa de ello.

A saber, el canon de las plantillas establece que debe haber dos futbolistas para cada puesto y que tener hombres polivalentes para alternar en muchos de ellos es ya la repanocha. Hasta ahí bien, pues el Sevilla, sus técnicos, siempre podrán argumentar que Romaric y Renato son los dos centrocampistas encargados de armar el juego del equipo. Nadie podrá discutir, por tanto, la mayor, pero ¿basta realmente con estos dos notables jugadores para tan ingente tarea o existe una falla evidente en esa parcela a la hora de haber compuesto una plantilla de tanto nivel?

Particularmente, creo que el Sevilla plantea en esa posición un claro déficit, que carece de un hombre emergente capaz de llevar el balón entre líneas. El retrato-robot podría ser el holandés Sneijder, pero hasta podría valer cualquier armador que partiera desde otras zonas del campo. ¿O quizás Daniel no fabricaba el fútbol desde el lateral derecho? Michel Bastos lo hace también desde las bandas y hoy está en el Lyon por 18 millones de euros, cuatro más que Negredo. La pregunta es por qué no se ha sacrificado un extremo izquierdo entre Adriano, Perotti, Diego Capel, José Carlos, incluso Romaric y Kone -ahí brilló en el PSV-, todos ellos de gran nivel, para disponer de fondos para ese organizador.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios