Crónica Personal

Pilar / cernuda

Pensiones

ES el capítulo más peliagudo que debe abordar este Gobierno. Todo lo que signifique retocar, mover, cambiar, reestructurar o reformar las pensiones afecta a quienes más necesitan seguridad; aquellos que ya no forman parte del mercado del trabajo y viven de la pensión y, casi siempre, de lo que aportan sus familiares más cercanos porque en muchos casos las pensiones no alcanzan para cubrir sus necesidades. Sin embargo, a pesar de que son muy bajas, en estos tiempos de penuria centenares de miles de familias viven gracias a las pensiones de los abuelos, que hacen milagros para dar de comer todos los días a hijos y nietos. La reforma de las pensiones es imprescindible, era imprescindible ya hace años porque cada vez es más larga la vida, pero se ha hecho una necesidad acuciante cuando a más años de vida se suma un desempleo que provoca que millones de españoles no cotizan a la Seguridad Social porque no cobran salarios.

El Gobierno quiere el mayor consenso posible para aprobar la reforma y designó un comité de expertos en el que además de profesionales afines había personas elegidas por el principal partido de la oposición, empresarios y sindicatos. El texto que han presentado cuenta con el respaldo del representante de CCOO y la abstención del de UGT, pero en cuanto se han removido las aguas políticas, también CCOO ha expresado reticencias hacia la propuesta, que debe analizar el Gobierno y también recibir el visto bueno del Pacto de Toledo.

Es una cuestión de la máxima envergadura política y social, en la que es fácil caer en la demagogia pero que se necesita abordar haciendo un esfuerzo por hallar el término exacto entre la sensibilidad, lo que dicta el corazón, y el realismo, lo que dicta la cabeza. Pocos españoles cuentan con una pensión que les permita mantener el nivel de vida anterior a la jubilación, para muchos las pensiones suponen la miseria, y no hay español que no haga cuentas sobre su futuro y advierta con angustia que con la pensión no puede mantener a su familia ni tampoco cuenta con la posibilidad de ahorrar en el tiempo que falta para que le llegue la hora, en ese caso fatídica, de la jubilación.

Los expertos afirman que han trabajado con rigor y que el sistema actual nos lleva directamente a la ruina porque no se podrán pagar las pensiones dentro de 15 ó 20 años. Rajoy afirma que su objetivo es tomar las medidas necesarias, aunque sean duras, para que España sea un país fuerte y no vuelva a sufrir una crisis. Pero está obligado a acertar en su reforma de pensiones. No se puede castigar aún más a los más débiles.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios