Tribuna Económica

Rogelio / velasco

Perspectivas económicas mundiales

ESTOS días se ha publicado el World Economic Outlook, que el FMI publica dos veces al año. El informe resulta imprescindible para los que se dedican a los temas económicos y también para aquellos interesados en tener una visión global de la evolución de los países en un mundo tan interdependiente. El informe señala los principales problemas que aquejan a la UE, conocidos por todos: elevado desempleo, baja inversión privada productiva, fuertes restricciones al crédito privado y elevada fragmentación financiera, que provoca que los problemas bancarios continúen siendo en mayor medida nacionales que del conjunto de la UE.

Además de medidas ortodoxas como la continuación de las reformas estructurales y las del sector financiero, resulta llamativo que insista en una política monetaria más expansiva, siendo ésta tradicionalmente una orientación que el FMI ha criticado por los riesgos inflacionistas asociados. También resulta llamativo que reclame políticas fiscales mas expansivas a aquellos países que están en condiciones de no aumentar riesgos, especialmente en el caso de Alemania.

Efectivamente, si observamos las cifras de crecimiento dentro de la zona euro -y de algunos mas que cuentan con moneda propia-, de manera sistemática, todos los países que presentan las tasas de crecimiento mas altas son aquellos que también presentan los superávit por cuenta corriente mas elevados. Claramente un síntoma de la extroversión y orientación exportadora de los países y, al mismo tiempo, de la atonía del gasto publico y privado internos.

Aun cuando el Fondo salude el crecimiento que ya se manifiesta en las economías europeas, reclama un mayor vigor, decisión y rapidez para relajar más la política monetaria, con reducción de tipos al 0% y financiación a largo plazo de las instituciones financieras. En paralelo, continua insistiendo en la necesidad de acelerar la unión bancaria. En la actualidad, la fragmentación del sistema bancario en la zona euro impide que los mecanismos de transmisión monetaria actúen adecuadamente. No sirve que la banca financie a las empresas del norte, mientras que las del sur no tienen acceso adecuado al crédito. Nuevamente, se señala a Alemania como principal responsable.

Este estado de cosas es de todo punto mas grave, si tenemos en cuenta que no puede esperarse grandes avances en la capacidad competitiva de las economías del sur a través del método seguido hasta ahora, que ha sido el de la reducción de los salarios reales. Este mecanismo esta socialmente agotado y económicamente no permitirá ganancias de competitividad, dado que el resto de países también sufren las consecuencias de una inflación muy reducida.

La economía española, en particular, ha sufrido la reducción salarial y una caída del PIB de más del 6% desde el inicio de la crisis. Solo el gran comportamiento exportador de las empresas fuera de la UE nos está permitiendo sobrevivir. Pero esta vía no es eterna. Es cierto que muchos países africanos presentan tasas elevadas de crecimiento, así como los países del Golfo. Pero problemas políticos y de otra naturaleza están afectando gravemente a economías emergentes, como Brasil y Turquía, con las que tenemos fuertes vínculos comerciales y financieros.

Este año, nuevamente, el FMI reclama a los países económicamente líderes,que asuman mayor protagonismo político y cambien sus políticas económicas haciéndolas mas expansivas. Lo reclama el organismo mas ortodoxo.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios