Opinión

Pilar Ortega

Poderes mágicos para combatir el cáncer infantil

UNOS 1.500 menores son diagnosticados de cáncer cada año en España. Ellos y sus familias. Sus familias y todo su entorno. El cáncer es una enfermedad que azota nuestra sociedad y, pese a que el 80% de los menores sobreviven a este primer gran escollo en sus vidas, la cifra nunca es lo suficientemente elevada. Desde la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer trabajamos para que nuestra experiencia sirva de apoyo a las familias que, por desgracia, pasan por el mismo trago, pero no lo hacemos solos. Somos una federación integrada por 16 asociaciones y más de 20 empresas con poderes mágicos, es decir, empresas que nos apoyan para poder dar cobertura psicológica, social y económica a las familias que pasan a vivir parte de su vida en la planta de oncopediatría. Apoyamos además proyectos de investigación y luchamos por la mejora de la calidad asistencial y, en Sevilla, lo hacemos junto con Andex (Asociación de Ayuda a Niños con Cáncer).

Nuestra razón de ser es mejorar la calidad de vida de los niños y adolescentes con cáncer, y la de sus familias, y para ello hemos lanzado la Campaña de Empresas con Poderes Mágicos, apoyada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Con esta iniciativa queremos poner el foco en la relación que las empresas pueden establecer con la sociedad mediante sus políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE).

La RSE ha ido incorporándose en los últimos años en los consejos directivos de las empresas como una herramienta que legitima la existencia misma de las empresas responsables en la creación de riqueza, más allá del beneficio. Es una relación win-win que parte de la voluntad de devolver a la sociedad parte de lo que nos han dado, y además es una forma de dotar de humanidad e identidad a la empresa.

Son valores, son formas de pensar el negocio y maneras de relacionarse con el entorno. El próximo y el más lejano. El presente y el futuro.

Desde la Federación de Padres de Niños con Cáncer hemos contado y contamos con el apoyo de las instituciones públicas, así como con empresas -a quienes hemos reconocido como Empresas con Poderes Mágicos- que han visto en nosotros una forma de canalizar parte de la acción social que desarrollan. Esperamos que más empresas se sumen a nuestra causa u otras como la nuestra, porque compartimos un mismo objetivo: mejorar el mundo que heredarán nuestros hijos. Nada une más que un fin como éste.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios