las dos orillas

José Joaquín León

Popular o impopular

SE suele decir que gobernar consiste en tomar medidas impopulares, y que lo más impopular se debe hacer en el primer año de Gobierno. Mariano Rajoy ha llegado en el peor momento para la popularidad, pero debe tener cuidado para no crear un Partido Impopular. Ciertas cosas hay que hacerlas con cuidado y midiendo mucho los terrenos. España no es como Grecia, pero puede serlo. Y eso hay que transmitirlo a los de Bruselas. ¿Por qué lo llaman rescate, si lo que hacen es hundir? Resulta un rescate rarísimo.

No hay consideración para nadie. Hasta al PP andaluz lo tratan en el Gobierno como si fueran del PSOE. Todavía no les han dicho que se jodan, eso sí es verdad. A sabiendas de que habría elecciones autonómicas, empezaron a tomar medidas para rescatarnos. Con los primeros asfixiados, resultó que hicieron lo que dice Andrea, pero al mismísimo Javier Arenas, y perdió las elecciones. No contentos con lo de Arenas, ponen a Juan Ignacio Zoido como nuevo presidente del PP andaluz. Se airea desde Huelva hasta Almería que es alcalde de Sevilla, por si alguien no lo sabe. En las vísperas del congreso de Granada, como si nada, se aprueban las medidas más impopulares. El resultado ya se sabe: ganó Zoido y el panorama se puso como dice Andrea, por lo que salieron corriendo y clausuraron el congreso un día antes.

Si esto se lo hacen en Madrid a unos amigos andaluces, imagínense a los enemigos. Ya se lo dijo Andrea a ellos expresamente, por si había alguna duda. Luego se queda igual, después de meter la patita hasta el fondo. Y para rematarlo se ponen a aplaudir a Mariano Rajoy, después de decir que le va a suprimir la paga de Navidad a los funcionarios, que va a subir el IVA al 21% hasta a las funerarias, así como otras medidas impopulares semejantes. Le aplauden con frenesí partidista, en plan de aquí aplaudimos lo que sea, en vez de repartir pañuelos de papel (comprados en un semáforo, sin IVA) para secarse las lágrimas.

Se dice mucho que el PP tiene mala política de comunicación. También es cierto que algunas cosas son complicadas de comunicar. Lo de Andrea, por ejemplo. O lo mismo del IVA, pues si dices que no y después lo pones que sí en este mismo año, habrá que explicarlo muy bien explicado y decir claramente: miren ustedes es que yo soy un mandado, es que yo estoy también rescatadísimo, con unos gachós de Bruselas y una gachí alemana que me vigilan, que me ordenan tú haces esto o tú haces lo otro, y si ven a unos funcionarios ¡a por ellos!, a recortarlos por lo más sano.

Así está España, en impopularidad, que es lo contrario de lo popular. Todo es al revés de lo que se dice. Por eso, Bruselas lo llama rescate mientras echa españoles a la mar brava, a ver si se ahogan.

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios